Alcé mis ojos

Alcé mis ojos al cielo buscando al Señor
y vi las miriadas de estrellas que fueron tu Creación.
Miré la pequeñez de nuestro mundo en comparación
y a éste viniste para darnos Salvación.

Señor, te hiciste pequeño, te hiciste hermano
para que lo que Tú creaste no fuera en vano.

El mundo entero es un paraíso: montes, collados, ríos y mares,
como una pequeña joya en la inmensidad del espacio brilla
y por esto, Señor, plantaste en él tu semilla.

Semilla que germinó, dando como resultado (para el que crea): Salvación y Perdón.

P. Solanas
9/03/2016

2012. Custom text here
Download Joomla Templates